Exoesqueletos

Los espacios arquitectónicos a través de su composición son reducidos a líneas sencillas ausentes de color, donde resaltan las transiciones entre el blanco y el negro. Edificios, de perfectas proporciones geométricas, se basan únicamente en la relación entre el detalle de los edificios y el cielo, nítido y brillante. En ellas se eliminan todos los elementos extraños que las envuelven y nos permiten concentrarnos en la esencia pura de la arquitectura.