Me intereso por lo que se ve, pero también por lo que no se ve, y por aquellos elementos que pasan desapercibidos por el ojo humano. Descubriendo nuevas formas en aspectos banales. Juego con los volúmenes, las sombras y las texturas, que entiendo como huellas del paisaje o de las creaciones del hombre. Entre los objetos y las sombras existe un diálogo que intento captar en mis obras,  plasmando las visiones individuales y mentales de los espacios físicos con mi cámara fotográfica. En mis obras se funden pasado-presente-futuro al ser obras indefinidas temporalmente, sin cronología, prestándose además a diferentes lecturas que posibilita ampliar la mirada y a llevar a cabo una reflexión personal delante de cada una de mis fotografías.

Arquitectura y paisaje urbano son mi principal preocupación. La fuerza de las angulosidades, las luces y las sombras, sobre todo en el blanco y negro que realzan las formas y desplazan el tema a un segundo plano. Con una composición muy estudiada donde nada queda al azar, salvo el aspecto subjetivo de la mirada. Intento que mis fotografías posean sencillez, limpieza y quietud, un atractivo especial que pretenda transmitir el carácter de eternidad inherente a las estructuras urbanas. Mis instantáneas están alejadas de las representaciones concretas, lo que me permite crear y plasmar a través del objetivo mi propia arquitectura, independientemente del espacio real captado, creando así unas imágenes desvinculadas del lugar y que conforman mi propia arquitectura visual como espacios atemporales.

Jose Conceptes.

La fotografía personal e intimista se debate aquí, entre dos realidades: La captación de la propia naturaleza y su concepción, en plena efervescencia física y mental. Instantáneas, en este caso del mar y su fuerza, aparecen en toda su crudeza con una bravura que azota tanto la costa como la percepción personal, física e intrínseca. Representan y atrapan la inestabilidad y la violencia del mar que se intercalan con la quietud y la calma, con la presencia de figuras y objetos impersonales que se mimetizan con el entorno . Es la naturaleza en acción, en todo su esplendor, lo que agita la mente y el foco de atención; una naturaleza que es poder, fuerza y en definitiva, vida… pero también, en contraposición, es caos y destrucción.

Los espacios arquitectónicos a través de su composición son reducidos a líneas sencillas ausentes de color, donde resaltan las transiciones entre el blanco y el negro. Edificios, de perfectas proporciones geométricas, se basan únicamente en la relación entre el detalle de los edificios y el cielo, nítido y brillante. En ellas se eliminan todos los elementos extraños que las envuelven y nos permiten concentrarnos en la esencia pura de la arquitectura.

 

Muestra la relación entre la fotografía y la arquitectura más allá de la captación de las formas.

Ver catálogo

En esta serie, lo que más interesa no es solo la captación arquitectónica sino su relación con lo fugaz, lo etéreo y pasajero.

Secuencia de imágenes en el espacio de la imaginación, con un lenguaje metafórico, mostrando unos espacios singulares y reales llevados al límite de la creación y concentración. Imágenes susceptibles de abarcar un nuevo significado artístico muy cercano a la cualidad del espacio natural, inerte, pero vivo al mismo tiempo.

 

Análisis, visión personal, fantasía y realidad conforman nuevos espacios con una fuerte carga simbólica.

Ver Catálogo.

Un concepto de la fotografía personal capaz de construir una nueva realidad a partir de la existente.

Ver catálogo.

 

Entendiendo la fotografía como “el arte para definir el presente fuera de sus limitaciones temporales” o sea, unos instantes determinados que devienen atemporales.